Project Dialed In: Desde México hasta descibrirte a ti mismo

Cuándo: del 27 de febrero al 17 de marzo

Dónde: Capilla de Guadalupe, Jalisco (México)

Traducción: Riccardo De La Torre

Como sabemos, la vida ha cambiado mucho. Hace solo unos meses, estábamos volando a México para el inicio de lo que se planeó como una increíble temporada de carreras para seis ciclistas que formaron parte del Project Dialed In.

 

México fue, en muchos sentidos, una experiencia que cambió la vida. Vayamos atrás unos meses.

 

La historia nació de un amigo en común, un mentor personal, Pierre Hutsebaut, que vinculó el ciclismo de montaña de Canadá con México. Lo más importante fue que dos líderes, uno en cada extremo de la geografía mexico-canadiense compartían el mismo sueño: permitir que los jóvenes crecieran a través de la belleza del deporte. La historia en realidad nació hace unos años, pero el proyecto de intercambio internacional realmente se concretó una vez definidos los contactos y planes oficiales en diciembre de 2019 ... y ¿sí recuerdas el 2019?

Como propietario y director del Proyecto Dailed In, esta oportunidad era demasiado Buena como para dejarla pasar. Soy entrenador desde hace más de 25 años. Disfruto el arte de jugar a un nivel competitivo, pero sobre todo disfruto el deporte como una increíble escuela de vida. Cuando un maestro es capaz de combinar capacitación y experiencia cultural, se es un ganador en todos los aspectos.

 

En el otro extremo del mapa estaba Ricardo de la Torre, empresario, padre y, sobre todo, líder de la comunidad ciclista en el estado de Jalisco (México). Para él también esta idea había sido un sueño durante mucho tiempo. Todavía puedo verlo y escucharlo tan pronto como los ciclistas canadienses y mexicanos se reunieron para su primer viaje de entrenamiento: “Luc, es un sueño para mí. ¡Andar en bicicleta es genial y estoy muy feliz de que pueda hacer que nuestros hijos conozcan una cultura diferente, practiquen un nuevo idioma y, sobre todo, conozcan nuevos amigos! ”

 

Desde este primer viaje, se establecieron enlaces de inmediato. Los ciclistas de ambas naciones eran compañeros de equipo, eran amigos, listos para pelear juntos. Los siguientes catorce días fueron simplemente increíbles. Pudimos integrar la combinación perfecta de entrenamiento y experiencias culturales en nuestro horario, conocer gente increíble, experimentar la "vida en bicicleta". Después de una semana, parecía que todos conocían a los niños "naranjas y azules" en el pequeño pueblo de Capilla de Guadalupe. Tengo que admitir que después de recorrer el mundo del ciclismo durante 25 años, ignoré por completo la increíble comunidad de ciclismo de montaña de Jalisco.

 

Incluso durante nuestra primera carrera mexicana con casi 1000 corredores, todo mundo nos alentaba con un solo grito : "¡Canadá!": "Fue simplemente la carrera más intensa y divertida que he hecho. Nunca he experimentado algo así ”, dijo uno de nuestros corredores después de cruzar la línea de meta.

 

Estamos en la parte de la historia donde debería decirte que todos nos fuimos a casa y que volvimos a nuestros asuntos ordinarios... Para nosotros, como el resto del planeta, esta normalidad aún no ha regresado . Para recordar el comienzo de esta crisis, tan desconocida. La gente usando cosas extrañas en el aeropuerto, vuelos cancelados. Nos preguntábamos si podríamos comer en este restaurante o no. En resumen, sabíamos que nos estábamos embarcando en la pista más extraña.

 

Y sí, fue raro. Simplemente no estoy seguro de si estábamos en una caminata o no. Cuando volvimos a casa, tratamos de hacer nuestras vidas, nos aislamos por completo durante 14 días, las escuelas cerraron, muchos perdieron sus trabajos, lo desconocido estaba ante nosotros. Para un atleta, este es el peor sentimiento posible. Nos asusta un poco, surgen preguntas serias, es un contratiempo, de hecho, todos se preguntaban qué iba a pasar con nuestro planeta. En la mente de un adolescente, esto podría tener un grave impacto en su futuro.

 

Como entrenador, decidí crear videoconferencias semanales con ellos para mantenerlos unidos lo más posible. Tuvimos invitados distinguidos que tuvieron excelentes conversaciones con ellos, explicando que los corredores profesionales y junior estaban experimentando los mismos miedos, preguntas y desafíos. No puedo mentir. Admito que la planificación también fue un gran desafío para mí como entrenador. Después de todo, ¿cómo planeas cuando no sabes qué, y especialmente cuando es la próxima cita? Básicamente, vi en esta situación una oportunidad más que un riesgo.

 

Lo que todos descubrimos, es que como raza humana estamos orientados. Escuché a los ciclistas hablar durante estas conferencias, y el tema fue más "qué genial fue la experiencia de México" y "No puedo esperar para verte de nuevo ". Así que decidí ser creativo y escribir cuidadosamente un protocolo de "regreso al juego" para el grupo. Queríamos que los niños volvieran a estar juntos de manera segura y controlada. Somos muy afortunados de encontrarnos en una provincia (Nuevo Brunswick) poco afectada por el virus, y también por el hecho de que el ciclismo es un deporte al aire libre donde la distancia física se puede practicar fácilmente.

 

Después de las etapas del ciclismo como actividad recreativa y las largas semanas de entrenamiento individual (y a menudo de investigación en sí mismo), llegó el momento de reagruparse. Se organizó un viaje de prueba en senderos neutrales donde todos nos reunimos individualmente, sin padres, sin restaurante involucrado para limitar el efecto multitud. Todo salió bien y, sobre todo, todos estaban súper felices de verse de nuevo, viajar juntos, hablar entre los jóvenes sobre los últimos meses, desafiarse mutuamente. Así es como debería ser un equipo.

 

Los humanos somos seres muy sociales, así que en constraste imagina cómo nuestros adolescentes, listos para desafiar la vida y conquistar este planeta, se sienten en esta crisis global ... solos.

 

Después de este intento exitoso, llegó el momento de reunirse para un campamento de cuatro días. Consejos técnicos, nuevos senderos, sesión de salto, largas caminatas, desafíos, todo estaba allí. Pero, sobre todo, no se ha olvidado el aspecto social: barbacoa al aire libre, diversión y juegos, karting, discusiones, risas ... dejar que el ser humano sea humano. Con crisis global o no, nunca olvides por qué estamos haciendo esto. El ciclismo es un deporte demasiado difícil para que no sea divertido.

 

Y ¿sabes qué? La palabra competencia no salió de vez en cuando durante esos cuatro días, después de todo, es por eso que todos montamos nuestras bicicletas. Pero no era una alta prioridad para ellos. ¿Quieres saber que fue la discusión principal para estos jóvenes?

 

"¿Cuándo podemos ver a nuestros amigos de México otra vez?"

 

Entonces sí, el deporte es competitivo. Personalmente, soy el primero en la línea de salida, en ser el grano de arena más brillante en la playa, y estos jóvenes están a mi lado con este objetivo en mente. Pero por ahora, disfrutemos juntos de la playa.